fbpx

El coronavirus y la pandemia decretada por la Organización Mundial de la Salud ha venido a transformar la realidad y el acontecer diario en todos los países del planeta Tierra, y con ello lo referente a las relaciones de empleo entre los trabajadores y las empresas.

Este artículo se centrará en el tema de las relaciones laborales dentro del territorio nacional y como se han visto afectadas por todos los efectos de la cuarentena, que ha sido el medio más utilizado a nivel global para cortar la transmisión de la Covid-19.

Comenzaremos por definir el concepto de la relación laboral, puesto que no todas las relaciones de trabajo se enmarcan dentro de una misma relación de empleo. Para iniciar es preciso señalar que,  en el ámbito empresarial y comercial todas las relaciones no son enmarcadas dentro del ámbito laboral; existen dos grupos primordiales en cuanto a las relaciones que implican una prestación de servicios y serán: Los trabajadores independientes o autónomos y los trabajadores dependientes.

Dicho esto, se abre la puerta para hablar de la importancia de distinguir la diferencia o límite entre ambos tipos de prestaciones de servicios, puesto que existe una línea muy delgada o fina entre unos y otros. Y resulta transcendental ya que la diferencia entre una y otra define el ámbito de aplicación de la rama del Derecho Positivo como lo es el Derecho Laboral o Derecho del Trabajo, que nació precisamente para regular las relaciones laborales, y evitar la explotación de los trabajadores, por condiciones injustas en cuanto a sus derechos en las relaciones de empleo, al ser ellos los débiles jurídicos de dicha relación. Y es en vista de esta brecha entre los trabajadores autónomos y los dependientes que el Derecho del Trabajo, y en especial nuestros legisladores, buscaron la manera de reglamentarla al crear en el orden normativo la presunción de la relación de trabajo entre quienes presten un servicio personal y quien lo reciba.

Definidos estos dos grandes grupos, corresponde avanzar específicamente lo que engloba el sector de los trabajadores dependientes, grupo que está siendo fuertemente afectado por los devastadores efectos económicos de la pandemia, y les ha correspondido mutar para adaptarse a los cambios en las modalidades de empleo efectuados en el mercado de trabajo.

Primero, definamos las características o elementos esenciales de una relación para ser considerada de tipo laboral, y es que el Derecho Laboral se ha preocupado por establecer unas directrices que permitan enmarcar dichas relaciones de empleo. Estos elementos son: la prestación de un servicio personal de parte del trabajador hacia la entidad de trabajo, una relación de dependencia o subordinación en cuanto al poder del patrono de controlar la forma y la manera de la prestación de dichos servicios personales por parte del trabajador; y por último una remuneración, provecho o ventaja que venga a recompensar al trabajador por el servicio personal que venía desempeñando en favor de la empresa o entidad de trabajo.

Clarificando esta idea en cuanto a la importancia y elementos de las relaciones de trabajo bajo dependencia, solo queda señalar que las mismas se rigen primeramente por lo establecido por las partes dentro de un contrato de trabajo y supletoriamente por toda la normativa existente en el régimen laboral venezolano. Entendiéndose el contrato de trabajo como aquél mediante el cual se establece las condiciones en las que una persona presta sus servicios en el proceso social de trabajo bajo dependencia, a cambio de un salario justo y equitativo.

Tocado este punto debemos obligatoriamente explicar, como punto previo a los efectos de la pandemia sobre estas relaciones de empleo, lo referente a los tipos de trabajadores dependientes, y es que existe, motivado a nuestra legislación, una división entre los distintos tipos de trabajo, que vale la pena señalar a manera de referencia, ya que de alguna manera podrían resultar más o menos afectados por la rigurosidad de los efectos de las medidas públicas de restricciones por el coronavirus. Desde el punto de vista contractual existen 3 figuras a implementar:  los trabajadores a tiempo determinado, los trabajos a tiempo indeterminado y los contratados para una obra determinada.

También existe otra clasificación desde punto de vista de las funciones a desempeñar, como los son: los trabajos de dirección, trabajadores de vigilancia, trabajadores de inspección. Y por último, unos regímenes especiales que engloban a cierta cantidad de prestaciones de servicios en sectores como: el transporte, la actividad deportiva, y vale la pena resaltar el trabajo a domicilio; éste último de gran transcendencia hacia la evolución de las relaciones de empleo en tiempos de pandemia.

Ya clarificando los tipos de trabajadores dependientes, figuras en las cuales debemos enmarcar los tipos de trabajo desarrollados dentro del territorio venezolano, puesto que independientemente del nombre que se le pueda asignar a cualquier relación existente entre una persona y una empresa, siempre que exista una prestación de servicios se presumirá como una relación de tipo laboral y deberá encuadrase en alguna de las figura de los tipos de trabajo existente, presumiéndose además por mandato de la ley las relaciones de trabajo bajo la figura de contrato a tiempo indeterminado.

Señalaremos ahora los efectos de la pandemia mundial por la Covid-19, y es que desde que fue decretada por la Organización Mundial de la Salud, los gobiernos de todos los países han venido alineándose en dictar medidas hacia su prevención, y es por ello mismo que nuestro país ha decretado un Estado de Alarma Nacional para afrontar los efectos de la ya antes nombrada enfermedad.

Dentro de los efectos de la declaración de Estado de Emergencia Nacional se encuentran la suspensión de las relaciones de trabajo, para dar cumplimiento a las medidas de cuarentena, y se ha venido desarrollando o implementando distintas modalidades de restricciones marcadas por periodos de tiempo de flexibilización.

Todo lo antes dicho produjo indirectamente una nueva división nacional entre los distintos tipos de trabajadores, está nueva clasificación marcada o diferenciada de acuerdo a la suspensión o no de las relaciones de empleo, siendo el factor determinante de distinción entre uno y otros el sector económico donde presten sus servicios; ya sean estos considerados por el estado como parte de los sectores esenciales o no, por ejemplo: sector salud, servicios públicos, servicio de telecomunicaciones, sector agroalimentario y servicios de seguridad. Además del llamado o exhorto en la continuidad de los trabajos que puedan realizarse a distancia.

Dicho esto, surgen algunas dudas dentro del consciente de la masa de trabajadores, y lo primordial es señalar que la suspensión de la relación de trabajo, no pone fin a la vinculación jurídica laboral existente entre el patrono y el trabajador.

Ahora bien, preguntarán: ¿Cuáles son los efectos específicos de la suspensión de la relación de trabajo, por las medidas de restricción de movilidad, distanciamiento y control social decretadas por el Ejecutivo?; y los resultados directos implican que durante el tiempo que dure la suspensión, el trabajador no estará en la obligación de prestar el servicio para el cual fue contratado, ni el patrono por su parte a pagar o cancelar lo correspondiente a los derechos salariales del trabajador.

Pero en la mente del lector se preguntará: ¿Que responsabilidades continúan siendo obligación para la entidad de trabajo?, si, aunque señalan que no hay un término de la relación, existe una relajación del principal efecto como lo es el pago del salario, por lo cual es importante resaltar que el patrono durante este tiempo deberá seguir garantizando al trabajador los siguientes derechos: El tiempo de la suspensión se computará para la antigüedad del trabajador, la dotación de vivienda y alimentación del trabajador, las cotizaciones establecidas por el Sistema de Seguridad Social, así como todas aquellas obligaciones convenidas para estos supuestos en las convenciones colectivas.

Culminado todo lo referente al área más afectada de los trabajadores que son objeto de medidas que comprenden la suspensión de las relaciones de empleo, resta exponer una breve referencia de las implicaciones legales sobre el grupo restante de trabajadores que siguen presentando sus servicios, ya que ellos aunque resultan ampliamente beneficiados desde el punto de vista económico, al seguir teniendo la posibilidad de recibir remuneración o salarios por el intercambio de sus servicios, igualmente resultan perjudicados en cuanto a las condiciones y el medio ambiente de trabajo, al asumir la continuidad de la relación con el incremento del riesgo a un posible contagio del virus que tanto daño viene presentando a la humanidad.

Los efectos de la pandemia representan para el trabajador y por ende para la entidad de trabajo un riesgo de carácter importante, específicamente en lo relativo a la seguridad laboral y el medio ambiente de trabajo, ya que como bien señala la ley especial sobre la materia, el trabajador se encuentra prestando sus servicios bajo un riesgo biológico, por las altas posibilidades de contagio que presenta el virus denominado covid-19.

Ahora bien, ¿Cuáles serían los resultados de llegar a ser contagiado un trabajador con ocasión de la prestación de sus servicios dentro de la entidad de trabajo?, ello evidentemente según la normativa legal debería considerarse una enfermedad de carácter ocupacional y de esta manera conlleva todas las implicaciones legales y recaería sobre la empresa toda las responsabilidades objetivas y subjetivas estipuladas en el ordenamiento jurídico.

Creo englobar la totalidad de los efectos que vienen presentándose producto de la situación actual en nuestro país, resultado de la pandemia por coronavirus, y describir de buena manera lo referente a las relaciones de trabajo, sus tipos, y los resultados de la suspensión de las relaciones de trabajo. No quiero culminar sin antes agradecer a todos los lectores por el tiempo dedicado al estudio del presente artículo, confío sea de gran utilidad y aprendizaje para todos.                

Como punto especial de análisis se hace referencia al importante esfuerzo que vienen haciendo las entidades de trabajo de la región al continuar soportando la carga económica de sus nóminas durante el trascurso de todo este tiempo de restricciones por la medidas de cuarentana, y se exhorta al reconocimiento de parte de los trabajadores para respetar dichos pagos, hallando medios alternativos para imputarlos como por ejemplo al pago de vacaciones u otros derechos de carácter salarial, para compensar el compromiso del patrono o responsable, por el bienestar colectivo de los integrantes de las empresas o entidades de trabajo.

Articulo realizado por el Abg. Jose Ramiro